¿QUE ES LA VIDA...?

¿Qué es tu vida ... ?, ¿qué es mi vida ... ?,
éstas que hoy alentamos
y, apenas si las gozamos,
al irse pronto, enseguida ... ?
Ésta que pasa, y se va
sin apenas damos cuenta,
para nunca volver más
sin decimos nada apenas.
¿Es ir siempre al mismo punto ... ?
¿Es subir la misma cuesta
tic-tacteando el reloj
del tiempo con poca cuerda ... ?
¿Es tal vez ese misterio
que yo llevo, y que tú llevas,
y que sólo el Dios del cielo
cuando quiere lo desvela ... ?
¿Es, dí, rutina continua ... ?
¿Es anhelo que tú anhela,
y aunque mucho tú lo anheles,
y mucho tambiénn lo deseas,
jamás gustarás de él
por la falsedad que encierra.
¿Es andar, y es caminar,
por una misma vereda,
paso tras paso, ignorantes,

de qué larga está la meta
para llegar triunfalista
con esa ansiedad que tú llevas .. ?
¿Es añorar ese ayer
que se fue sin dejar huellas,
y en él tal vez se nos fue
silencios, y sin esperas .. ?
¿Es tal vez desolación
por los días que se alejan
sin disfrutarlos ni quiera
sabiendo que ya no vuelven
a damos más existencias ... ?
¿Es un círculo vicioso
con monotonía alterna,
donde me muevo, y te mueves,
dando vueltas y revueltas,
sin saber si llegaremos
al fin que venía con ella ... ?
¡La vida es solo un viaje
que, al nacer, todos empiezan:
"unos en simples vagones,
sin asientos, de tercera;
y otros, por caros billetes,
en asientos de primera ...
Publicado en el programa de fiestas de San Jose 2010 de Calamonte

 

QUISIERA CREER

Quisiera creer a todos, en todo,
y dudosa está mi fe, no puedo.
Sí creo en ese Dios Omnipotente
que mantiene cálido mi aliento,
y que goza si voy por el camino
que va directo a él, y no me alejo.
o puede creer en ese hombre,
ni tampoco, (¡ que pena!), en ese clérigo
que predica, que aconseja, que insinúa,
aliviar, cómo no, el amor ajeno,
si mis ojos no ven esa verdad
avalada por los hecho.
No puede creer tampoco a secas,
y jamás he sido incrédulo,
si palabra y hecho no van juntos,
hermanados por fuerte y mutuo acuerdo,
y van así caminando distanciados
cada cual por su lindero.
No puedo creer porque lo digan,
no puedo creer a cualquier "ego"
que, hundido en criterios egoístas,
convéncese a sí mismo, y no al ajeno.
No puedo creer, aunque yo quiera,
a quien vacío está de crédito,
sin tan solo razones él maneja
lacradas con su propio sello.

Creer, creer, fue siempre ceguedad,
claro sentido común, razonamiento,
pero estas razones no convencen
a quien está vacío de talento.
No puedo aceptar razón alguna
si no hay por medio hechos.
Quisiera que estos ojos míos
lúcidos aún, y aún no ciegos,
observan a hechos y palabras
juntos, avenidos, convenciéndonos.
La palabra por sí sola no convence,
al ser juguete de los vientos
que la traen, que la llevan,
que la inflan sopladores, recios,
dejando al descubierto la mentira
ya quienes la vistieron ...
No es la razón de aquel que habla,
de quien "esto es así porque yo quiero",
del que a lo negro llama blanco,
ya lo blanco está llamando negro;
..y así tiene que ser porque ellos creen
que suya es la verdad, lo cierto,
por criterios egoístas que ellos mismos,
debe ser siempre del consenso,
ya que muchos razonan más que uno
y la encuentran al momento.
La verdad no está en ti, ni está en mi,
si está en Dios, y en el tiempo,
que ponen en su sitio a cada cual
y no aquel que pretendemos ...
.. . ¡Señor, qué verdad había en tu palabras
Al ir conjuntándose con tus hechos ... !

Publicado en el programa de las fiestas de San José de Calamonte

La Cita

 Pesaba el silencio en la tarde
sin trinos ni vientos,
soleado el campo dormía, y algo
me alertó el presentimiento.
No venían aromas del monte
ni brisas del cerro,
ni aún siquiera el romántico arrullo
de tórtola en celo
sostenía mi fe y esperanza
en aquel desierto.
Sombra fresca me daba una encina
de ramaje espeso,
cuya paz no violaban los rayos
de un sol macilento

que apagado y rodando, caía
despacioso y lento.
El amor me llevó hasta aquel campo
solitario, lejos,
donde solo se oía el latido
de mi pecho inquieto,
y el crecer de la encina cansada
de tiempo y silencio.
Cuanta paz en la sierra lejana,
cuanto azul en el cielo,
y qué pronto las negras marañas
se fueron tendiendo
y la noche, que cerca ya estaba,
llegó en un momento .
.. Vino, cuando yo más soñaba,
esperando y viendo

.. . como las horas fugaces
pasaban corriendo
dejándome a solas, muy triste,
nostalgiado e inquieto.
. .. No vino a la cita, no vino;
entonces fue un sueño?,
fue quizás una gran pesadilla,
fue el embrujo de un beso,
las razones que allí me llevaron
soñando y queriendo . .?
Margarita que al paso veía
moría en mis dedos,
deshojada por locas preguntas
que yo le hacía inquieto:
¿vendrá . .?, ... ¿no vendrá . .?,
¿me voy . .?, ¿espero . .?
Por el mismo camino que fuera
a la cita, y encuentro,
del amor que adéntrose en mi alma,
rápido y violento,
regresé con el peso agobiante
de un gran desaliento.

No he vuelto a la encina, ni voy ... ;
junto al tronco viejo
que tiene, callado testigo

de aquel cruel desprecio,
sobrevive el dolor de una cita
que no borra el tiempo.

Alfonso Galán García

publicado en el programa de San José de 2006

 

¡BIEN VENIDO QUERUBÍN!

Con tus ojitos rasgados,
con tu chinesca mirada,
mirando lejos, muy lejos,
impaciente e ilusionada,
llegaste hoy al hogar
que ha tiempo te suspiraba.
Fueron a China a por tí
con Impaciencia atrasada
y, al ver que estabas vacia
del amor que los llevaba,
paterno amor te ofrecieron,
y limpio cariño de alma,
para llenarte el vacio
que entristecía tu infancia
. Soñaban de noche y dia
con sonrisas achinadas
y, alcanzado ya ese sueño
paternal, que se alargaba,
¿que más pueden anhelar si te aman y los amas..?
¿Qué más si viertes a chorro
aroma oriental, fragancias,
que a más de empaparlos todo
los rebosa de esperanza,..? ¡Bienvenido, querubín !
de aquella gloria lejana


que, aunque llorando dejaste
Oriente, y con pena larga,
piensa que ya estás ahí
en ese hogar, que es tu casa,
en la que vas a vivir y viven
los padres que tú añorabas.
..Bienvenido, querubín
aurora de Oriente, y alba,
porque al tenerte, y amarte,
alejan ya la nostalgia
y soledad, que los hundía
de día y de madrugada.
.Este es tu hogar para siempre;
..esa es tu madre del alma;
..ese es tu padre que hoy sueña;
...esa, Alba Mey, es tu yaya;
...esa es Isa, tía que hoy goza;
y esa es Rebeca, otra tata,
a quien tú vas a querer
con pasión y con entrañas,
porque ella a ti te va a dar
amor con latir de alma.
..Y yo. Alba Mey, soy tu yayo,
el poeta que hoy te canta,
y amor de abuelo te brindo
porque ¡ay que ver, cómo encantas
A Alba Mey González Galán, preciosa niña chinita, adoptada -por mi hija Manoli Galán, y su esposo Manuel González.-

AMOR MUNDANO

Amor mundano..; apenas te oímos
Tus ofertas, pedestal te alzamos.
Nos gritas, nos prometes, te escuchamos
Y, ansiando tus ofrendas, te seguimos.
Más..; una vez tu cáliz consumimos,
Y sus posos revueltos apuramos,
¿dónde está ese bien que en ti buscamos,
si estamos ya de vuelta, y no lo vimos..?
Habla, amor mundano..; ¿porqué engañas
Ofreciendonos tanta fantasía,
Para herir despues con fieras sañas..?

¿Fuieste tú quien a mi alma seducia..?
Dime, ¿porqué, si eres amor que dañas
Y, en vez de “Amor”, tu nombre es “Utopía”?

¡TE AÑORO Y TE AMO, CALAMONTE!

Eres largo anhelo en la distáncia
Y soledad..; contínuo antojo mio
En este vivir sin ti en la lejanía,
Mirando las estrellas de tu cielo.
Paseo el atardecer contigo en la mirada,
Latiendo tu amor que vierto en el camino,
Gota a gota, paso a paso, al abrirse
Mi pecho a tu añoranza y al suspiro.
Te grito y voceo..; y mi voz en el mar
De soledad se pierde.. ¿Dónde estás..?
Queréncias tuyas colapsan mi añoranza
Abriendo surcos y grietas en mi almero,
Que chorrean, como no, regustos tuyos
Con sabor de dulces mismos. Vas conmigo,
Por eso yo te aliento, y nunca seré yo
Si no eres tú razón de mis queréncias,
Calor ansiado para este ocaso frío,
Que a mí llega con nubes recargadas
De añoranzas que me abruman. Tu siempre,
Con tu amor lejano, irrumpes en mí
Como el sol irrumpe en la mañana
a través de ese manto neblinoso
que la empaña. Tú siempre, Calamonte,
agitando tu nombre aquí en mi mente,
letra a letra, brindándome queréncias
tuyas que merinden.. Quiero irme a ti,
estar contigo, en ti, para alentar
lo que alientes, vivr lo que tú vivas,
sentir lo que tú sientas, amarte,
rendirme al encanto que te encanta,
aunando ensueños e inquietudes
y tu latir y mi latir. Te tengo prisa
porque ardo en el fuego de la espera
con mis brazos abiertos a tu abrazo.
..¡ Ay, mi Calamonte..! ¿Qué tienes, que eres
llanto de auséncia, soñante y febril
delírio en la noche que enardece..?
Mi alma va a ti en vuelos sin retorno;
Pero el cuerpo, indeciso en la arrancada,
A quererte y añorarte en el ensueño,
Y a latirte con amor en la distáncia.

A la mujer Calamonteña

A ti me rindo, mujer calamonteña,
a tu embrujo y grácia en los que ocultas
l a grácia y el encanto que te empeñas.
hoy al cantar el poder de ese garbeo
que tiras al andar, y que yo me encuentro,
no es pasión, ni instínto apetitoso,
si no culto a tu encanto y hermosura,
te pienso lárgamente en el siléncio
y , pensándote, llego a la locura,
t e sufro como a espina cruel que hiere
el cuerpo clavado hasta que sangra,
y en la dulce voz que de ti viene,
al oírla, me inundas de fragáncias.
La otra tarde yo te ví..; caminabas
cimbreante por la larga acera..;
plena de asombro mi alma, saturada,
gritar no pudo lo que allí sintiera.
.. Y dejé que mis ojos te miraran,
.. Y dejé a mi amor que te sufriera,
.. Y te robé una sonrrisa azucarada
que me dijo lo dulce que tú eras.
Por eso te canto, mujer de Calamonte,
lucero brillante de azulado cielo,
porque enamoras sin vallas ni horizonte,
porque llevas la noche ahí en tu pelo,
porque tienes cimbreos de palmera
y, al andar, rubriqueas el suelo.
con tu paso corto, fémenino, elegante,
que vierte divíno salero.
Porque tienes un algo que cautiva
con ese vivo y diabolico garveo
que al amor y a la pasión atiza.
Si el sol que entró por tu ventana
y, eclipsado por ti, perdió reflejos
dejando a la mañana en un sombrio
alargado, friolento, sin soleos,
déjalo que se nuble, que no alumbre,
ya solearán tus ojitos bellos..
En el brillo y candor de tu mirada,
que se adentra cual pérfida saeta,
está, mujer Calamonteña, rebosada
la gran Inspiración para el poeta:
... vuela la pluma cuando a ti te canta,
... es noche oscura si no brilla tu estrella;
... no es azul el limpio firmamento
si tus ojos no brillan y jaspean;
... No vierte aromas el nardo que se abre,
fragante y oloroso en primavera, si el sol de tu mirar, lejos de él,
no lo solea con radiante estela.
Hata el sol moribundo de la tarde,
que tristón desciende tras la sierra,
ocasado y sin brillos va bajando porque
Al brillar tú más, lo alejas.
..¡Qué bella eres, mujer de Calamonte,
y qué dulce la vida es a tu vera..!

 

villancicos

¡Y ALLÍ, MARÍA...!La nieve, que con prisas se tendía,
congeló, y enfrió la cueva aquella;
y el cierzo frío al entrar en ella
frialdad al Dios-Niño le ofrecía.
Allí paro José..; y allí María,
la pura, la esclava, la doncella,
dejo gravada su profunda huella,
y en esa cueva al Niño—Dios paría.
¿Porqué tan pobre, en aquella soledad,
y en fría madrugada decembrina..?
¿Y porque, Niño—Amor, en la frialdad
de una cueva abandonada, y en ruina,
te encarnaste, y que el cierzo y la nieblina
pañales fueron en Tu Natividad..?

¡BELÉN, AMOR Y CALVARIO..!Dios^-Amor sintióse humano,
y humilde nació en Belén,
por el hombre..; y despreciado,
empezó ya a padecer.
¡Belén, amor y calvario..!El cierzo su cuerpo hiela,
(¡primera Cruz que ha cargado!),
Amor-Redentor pregunta: ¿vamos..?
y responde Amor-Humano: ¡vamos..!
¡Belém, amor y calvario..!El Niño-Amor sin pañales,
desnudito, tiritando,
del hombre a la espera está
amándolo, y añorándolo..
¡Belen, amor y calvario..!La luna al Dios-Niño alumbra,
y El oye angélicos cantos.
Niño-Arnor, aún sin su amor
al hombre sigue esperando.
¡Belén, amor y calvario..!Niño-Amor se hiela amando,
solitario, en fría espera..!
José y María, a su vera,
sufren al verlo llorando..